Puebla, entre los casos de opacidad en publicidad oficial documentados por Fundar
Sep01

Puebla, entre los casos de opacidad en publicidad oficial documentados por Fundar

Redacción

El gasto en publicidad oficial por parte del Gobierno del Estado de Puebla, así como la opacidad existente en torno al tema, es uno de los casos documentados por Fundar, Centro de Análisis e Investigación que visibilizan la opacidad, la falta de rendición de cuentas y controles sobre los gastos ejercidos en dicho rubro.

 

Después de darse a conocer que Fundar, junto con 11 ciudadanos, presentaron un amparo en contra del párrafo 5 del artículo 242 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE), la organización difundió un documento con datos y hechos que “comprueban que el uso desviado de la publicidad oficial sigue siendo un importante problema estructural en México”.

 

La compilación realizada se compone de tres secciones en específico: La opacidad e incongruencias en las cifras, la publicidad oficial desinforma y gastos millonario sin mecanismos de control.

 

 

Caso Puebla

 

En el primer apartado, Opacidad e incongruencia en las cifras, Fundar recordó que, según el Índice de acceso al gasto en Publicidad Oficial realizado por dicha organización y Artículo 19, más de la mitad de los estados violan el derecho de acceso a la información, puesto que no proporcionan los datos suficientes sobre los gastos que realizan en la publicidad oficial.

 

Asimismo, el Índice reveló que la mitad de las entidades federativas siguen informando muy poco sobre el gasto en Publicidad oficial, y hay estados en los cuales hay una preocupación por la opacidad que constantemente se presenta, tal es el caso de Coahuila, Guerrero, Tamaulipas y Puebla, quienes durante las tres ediciones del estudio, no han obtenido ni una estrella.

 

Por otro lado, entre los hechos difundidos por Fundar en el apartado La publicidad oficial desinforma, se presenta el ejemplo de Puebla al señalar que “en febrero de 2012, el gobernador de Puebla gastó en un mes la mitad de su presupuesto en comunicación social, 56 millones de pesos, para dar a conocer su primer informe anual”.

 

La opacidad e incongruencias en las cifras

 

Otros de los casos documentados en el primer apartado es el de Querétaro, donde el periodista Eric Pacheco información sobre los gastos en publicidad oficial del gobierno de José Calzada y las autoridades incurrieron en desacato: “los servidores públicos habían ofrecido poner a disposición las facturas pagadas a medios de comunicación por concepto de publicidad oficial, sin embargo, cuando el órgano garante ordenó la entrega de la información el gobierno optó por responder que dicha información era inexistente.”

 

Además, Fundar señaló que también existen casos en los que hay ausencia de información sobre los informes de gobierno, por ejemplo, en 2012, solicitó a 18 estados los montos gastados para anunciar el último informe de gobierno, 12 estados no entregaron la información que se les pedía.

 

Para el caso del Gobierno Federal, se detectó la ausencia de información sobre el primer informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.  

 

Asimismo, indicó que de acuerdo con los presupuestos federales y la Cuenta Pública Federal, el ex presidente Felipe Calderón gastó en materia de publicidad 27.2 mil millones de pesos durante todo su mandado, mientras que el presidente Peña Nieto, reportó ante el Congreso el 1 de septiembre de 2013, una diferencia de gastos de casi un millón de dólares durante su primer informe anual a la nación.

 

“Esta gran diferencia se debe al acceso tan restringido de la información y también a que las cifras finales integraron el gasto de toda la administración descentralizada y centralizada”, señala el documento.

 

La publicidad oficial desinforma

 

En el apartado La publicidad oficial desinforma Fundar recordó que la reforma constitucional electoral publicada el 13 de noviembre de 2007, estableció en el artículo 134, párrafo octavo, que la propaganda “deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social” y se establece la prohibición del uso de “nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”.

 

Sin embargo, advierte que los gobernantes siguen utilizando la propaganda para otros intereses, casi siempre en el marco de sus informes anuales, y recordó, además del caso de Puebla, el caso del gobernador de Chiapas, quien apareció un cártel que circuló por toda la república y despertó críticas en los medios.

 

Gasto millonario sin mecanismo de control

 

Finalmente, en el tercer apartado, la organización mencionó el tercer Índice de Acceso al Gasto en Publicidad Oficial, donde se documentó que 26 entidades que contestaron a las solicitudes de información gastaron 5 mil 377 millones de pesos en 2012 en publicidad oficial, de ellos solamente se sabe a dónde se destinó el 47 por ciento, es decir, no se sabe a qué medios de comunicación o proveedor se le dieron los otros 2,833 millones de pesos.