Feb20

En 2013 sólo se utilizó un tercio de los recursos para la Cruzada contra el Hambre

Enrique Méndez y Roberto Garduño // La Jornada

En la Cruzada Nacional contra el Hambre, el gobierno federal sólo ejerció una tercera parte de los recursos previstos para 2013, que ascendían a 120 mil 367 millones de pesos para un universo estimado en 4.6 millones de personas en pobreza extrema y con carencia alimentaria.

 

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) explicó en su evaluación a este programa que en México 27.4 millones de personas carecen de un adecuado acceso a la alimentación, y la cruzada sólo consideró a una población de 400 municipios a partir de su incidencia de pobreza extrema.

 

La auditoría también revisó el método para la operación del programa, a través de comités comunitarios.

 

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) reportó haber constituido 58 mil 866 comités en todo el país, pero de los cuales sólo 380 correspondían a la Cruzada contra el Hambre, y el resto del territorio nacional y más de uno por cada municipio, sin que la dependencia explicara los motivos de la sobrecobertura.

 

En su reporte de la cuenta pública 2013 detalló que el decreto para constituir el Sistema Nacional para la Cruzada contra el Hambre, sus objetivos no fueron consistentes con las necesidades identificadas para la atención de la pobreza, como educación, salud, seguridad social, vivienda e ingreso familiar, y el programa sólo se dirige a atender la carencia alimentaria.

 

Respecto de la instrumentación programática, el decreto consideró 70 programas dentro del presupuesto, pero a dos meses de su creación, la comisión intersecretarial para la cruzada modificó el diseño institucional-programático, y 72 de los programas originales fueron sustituidos por otros, lo que refleja que las acciones de la estrategia no se ordenaron con base en un diagnóstico.

 

Asimismo, explicó que para coordinar y vincular los 70 programas, la comisión definió un programa anual de trabajo en el cual se incluyeron las acciones necesarias para resolver las carencias sociales que debía realizar cada dependencia involucrada.

 

Sin embargo, la auditoría dijo que no fue posible identificar la coordinación y vinculación de los programas que participan en la cruzada en la atención de las carencias sociales, porque no había información sobre las necesidades que enfrenta cada uno de los beneficiarios incluidos en el patrón.

 

También la auditoría solicitó a la Sedesol investigar la cobertura extraordinaria de los comités para la cruzada en todos los estados del país, los cuales fueron superiores al número de localidades de los municipios atendidos.