Feb22

Revela la ASF anomalías en Salud por 2 mil 415.3 millones de pesos

Gerardo Rojas González // e-consulta

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó anomalías y subejercicios que alcanzan una suma de 2 mil 415 millones 329 mil pesos en recursos federales manejados por la Secretaría de Salud de Puebla durante el 2011, a través del Seguro Popular y el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA).

También reclamó la devolución de 446 millones 811 mil pesos por “uso y transferencias indebidas” con recursos etiquetados para el cuidado de la salud, en el primer año del actual sexenio de gobierno.

El resultado de la fiscalización de la Cuenta Pública 2011, presentado este miércoles en la Cámara de Diputados, detectó en primer lugar un subejercicio por mil 596.9 millones de pesos en los recursos federales transferidos a la entidad, vía convenio, y por 371.5 millones de pesos de los recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA).

Los recursos de estos programas no se aplicaron para atender una de las necesidades prioritarias como es el cuidado de la salud, lo que limitó la atención a la población que no tiene acceso a la seguridad social, al propiciar que los servicios prestados por los Servicios de Salud de Puebla (SSEP) no fueran con mayor calidad, precisó la ASF.

 

Pide Auditoría Superior regresar 446.8 millones de pesos

De los 446.8 millones de pesos que la Secretaría de Salud deberá devolver por indicación de la ASF, 304.2 millones fueron operados con algún tipo de irregularidad y 108.1 millones corresponden a recuperaciones “probables”.

El reporte detalla que los Servicios de Salud del estado de Puebla (SSEP) transfirieron “indebidamente” recursos de la cuota social y aportaciones federales del Seguro Popular 2011 por 128.9 millones de pesos a la cuenta bancaria correspondiente al Seguro Popular de 2010.

En tanto que en el transcurso de la revisión a los recursos de FASSA se recuperaron 34 millones 175 mil pesos, con motivo de la intervención de la ASF.

 

Negativo, el dictamen de los recursos federales transferidos a Puebla

La auditoría realizada a los recursos federales transferidos a la entidad tuvo un dictamen “negativo” y se realizó a una muestra de mil 549 millones de pesos, que corresponden al 45.6 por ciento de los tres mil 394.3 millones que recibió la Secretaría de Salud en ese año.

En razón de lo expuesto, la Auditoría Superior de la Federación consideró que el control interno para la gestión de la Cuota Social (CS) y la Aportación Solidaria Federal (Seguro Popular 2011) en el estado de Puebla es deficiente, ya que son insuficientes las estrategias y mecanismos de control sobre el comportamiento de la mayoría de las actividades, lo que afecta el cumplimiento de los objetivos del Seguro Popular, la observancia de la normativa y la transparencia en su operación.

Asimismo señaló que el Sistema contable y presupuestal no facilita la identificación de las operaciones generadas con los recursos de la CS y la ASF.

 

Las sanciones

Debido a las anomalías detectadas se determinaron 33 observaciones, de las cuales 29 fueron solventadas por la entidad fiscalizada antes de la integración de este informe. Las cuatro restantes generaron una promoción de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria y tres pliegos de observaciones.

 

Las consecuencias sociales por transferencias federales

El gobierno de Puebla no cumplió de manera adecuada con los objetivos de la política de Estado en materia de salud, que de manera coordinada desarrollan el gobierno federal y los gobiernos estatales, expuso la ASF.

“Con lo que se limitó de manera sustancial la atención de la población que no tiene acceso a la seguridad social en salud, al propiciar que los servicios prestados por medio del Seguro Popular no fueran de mayor calidad”.

 

Dictamen de la Auditoría a FASSA

El Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud que recibió el estado de Puebla fue auditado en una muestra de mil 417 millones 478 mil 400 pesos, que representan el 63.7 por ciento de los dos mil 226 millones 744 mil pesos que se destinaron en total a la entidad.

El dictamen para el FASSA fue calificado “con salvedad”, y la Auditoría Superior de la Federación consideró que, en términos generales, el gobierno de Puebla cumplió con las disposiciones normativas, excepto por el pago de 31 millones 138 mil pesos por impuesto sobre nóminas, eventos y celebraciones; así como el pago de vacunas del ejercicio de 2012, conceptos que no son autorizados con los recursos del fondo; y un millón de pesos por pagar remuneraciones a médicos que se encuentran en áreas administrativas.