Mar04

SEP dio a Elba 4,250 millones; fondos y fideicomisos de seis años

Lilian Hernández // Excélsior

Durante el sexenio de Felipe Calderón, el gobierno federal dio a Elba Esther Gordillo cuatro mil 250 millones de pesos en fondos, fideicomisos y programas que fueron otorgados de manera puntual en cada negociación salarial entre la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

La SEP nunca regateó los recursos que eran para mejorar la calidad de vida de los maestros.

Sin embargo, el destino de ese dinero está en la opacidad debido a que el SNTE no está obligado a transparentar el uso de los recursos que recibe de la Federación.

Los recursos conformaban el Fideicomiso del Programa de Financiamiento a la Vivienda, el Fideicomiso para el Proyecto de Apoyo de Tecnologías y el Programa de Carrera Magisterial.

 

Con Calderón, flujos constantes a Gordillo

Durante el sexenio anterior, la lideresa recibió 4 mil 250 millones de pesos en fondos y fideicomisos.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, la maestra Elba Esther Gordillo recibió cuatro mil 250 millones de pesos en fondos, fideicomisos y programas que fueron otorgados de manera puntual en cada negociación salarial entre la SEP y el SNTE.

Dentro de las prerrogativas y privilegios que la dirigente nacional del gremio negoció año con año durante esa administración federal, la Secretaría de Educación Pública no regateó recursos en fondos destinados a mejorar la calidad de vida de los maestros.

Cada vez que concluía la negociación salarial anual, la dependencia federal daba  a conocer lo otorgado en diversos conceptos para beneficio de los trabajadores de la educación; sin embargo, el destino de ese dinero continúa en la opacidad, debido a que el SNTE no está obligado a transparentar el uso de los recursos que recibe de la federación.

Esos más de cuatro mil millones de pesos que Elba Esther obtuvo de la SEP en el periodo que comprende de 2007 a 2012 fueron a través del Fideicomiso del Programa Especial de Financiamiento a la Vivienda para el Magisterio, el Fideicomiso para el Proyecto de Apoyo de Tecnologías Educativas y de la Información, y el Programa de Carrera Magisterial.

Si bien de este último beneficio para los maestros la presidenta del sindicato no recibía directamente los recursos, resultaba beneficiada indirectamente mediante el aumento a las cuotas sindicales que les descuentan a los profesores que van mejorando su nivel e ingreso salarial bajo el Programa de Carrera Magisterial.

Durante esos seis años, 2012 y 2009 fueron los más favorables para la entonces dirigente nacional del sindicato, al recibir 800 millones de pesos por año, de los cuales 500 millones fueron para Carrera Magisterial, 200 para el fideicomiso con el que comprarían computadoras portátiles para los docentes y 100 millones para el fideicomiso de vivienda.

Respecto a ese fondo, en ese sexenio la SEP siempre otorgó la misma cantidad para la vivienda de los maestros. Cada año le entregó de manera puntual al SNTE 100 millones de pesos, los cuales suman 600 millones de pesos de los que se desconoce su destino.

De hecho, profesores que están frente a grupo dijeron hace más de un año a Grupo Imagen Multimedia que acceder a un crédito de vivienda “es como sacarse la lotería”, porque desconocen cómo se distribuye ese dinero.

Pero en cada negociación salarial, la dirigente del gremio consiguió que no faltara un peso a los 100 millones asignados al Fideicomiso especial de Financiamiento a la Vivienda.

Aun cuando la negociación salarial de 2012 fue la más ríspida, los recursos para vivienda no disminuyeron ni un centavo, aunque tampoco se incrementaron.

Algo similar ocurrió con lo negociado para el fondo de Apoyo  de Tecnologías Educativas y de la Información, con el que se comprarían laptops para los maestros que están en un aula.

Mediante ese fideicomiso, Gordillo logró obtener 950 millones de pesos en seis años, monto que es 203 millones de pesos superior a lo que el gobierno federal de Enrique Peña Nieto destinará en 2013 al Programa de Mejoramiento del Profesorado (Promep), que es de 747 millones de pesos.

Con esos recursos, más lo acumulado de años anteriores, la SEP informó que en ese fideicomiso había casi dos mil millones de pesos para la adquisición de 300 mil computadoras portátiles para el mismo número de docentes no comisionados o con licencias, sino que sí estaban dando clases.

Incluso el 15 de mayo de 2010, el Ejecutivo federal inició la entrega simbólica de  laptops a maestros que acudieron a la ceremonia del día de su festejo; después, la distribución de los equipos de cómputo quedó en el olvido.

Para el Programa de Carrera Magisterial, la presidenta del SNTE consiguió una suma de dos mil 700 millones de pesos en ese sexenio, cantidad que no fue directamente a las arcas del gremio, pero que sí tuvo impacto en las cuotas sindicales, pues con esos recursos los maestros pudieron aumentar su salario y en consecuencia la aportación del 1 por ciento correspondiente a la dirigencia nacional también experimentó un incremento.

 

Culpan a gremio de deuda estatal

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que dirige Elba Esther Gordillo —actualmente presa por desvío de recursos provenientes del gremio—, también es responsable de la crisis  financiera que atraviesan las entidades federativas a causa de la deuda pública, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación.

“Un problema estructural que causa presiones de gasto adicionales a las finanzas estatales es la doble negociación que se realiza con las secciones sindicales y que no son reconocidas por la SEP ni la SHCP”, refiere el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2011, en el capítulo relativo al Fondo de Aportaciones para la Educación Básica (FAEB).

Tales negociaciones, según el reporte de la Auditoría, “se constituyen en obligaciones que deben financiarse por los propios gobiernos estatales a través de adelantos de recursos del siguiente ejercicio fiscal, o bien éstos los obtienen indebidamente del FAEB”, cuyo presupuesto asignado en 2011 fue de  292 mil millones  de pesos.

La doble negociación a la que se refiere la Auditoría es la que realiza el SNTE primero con el gobierno federal para acordar los ajustes salariales y el gasto federalizado, y en segundo lugar la que realizan con los gobierno estatales para definir prestaciones.

Grupo Imagen Multimedia ha dado seguimiento puntual al debate que se desarrolla en el Congreso de la Unión para regular la deuda de estados y municipios, que a diciembre de 2012 ascendía a 437 mil 761 millones de pesos.

La Auditoría Superior de la Federación reportó que al menos 2 mil 291 millones de pesos del FAEB —fondo que aglutina 59 por ciento del Ramo 33— se canalizaron a “pagos indebidos” de comisionados del gremio que dirige Gordillo.