Ago28

Sin presentar proyecto inician Museo Barroco, que costará mil 400 mdp

Paula Carrizosa // La Jornada de Oriente

El día de ayer fue puesta la primera piedra del llamado Barroco Museo Internacional (BMI), un proyecto impulsado por el gobernador panista Rafael Moreno Valle Rosas que carece de un proyecto curatorial y de obra, el cual costará mil 390 millones de pesos y que causará una deuda pública de más de 23 años, todo en beneficio del empresario priista Carlos Hank González, dueño de la Peninsular Compañía Constructora, la empresa ganadora de la licitación.

 

En el museo, según la información aportada durante el acto protocolario, hay forma pero no fondo. Ello porque sobre el discurso curatorial, la obra y la propuesta estética que tendrá el recinto no son la prioridad en el proyecto.

 

Al referir a los aspectos esenciales del recinto, Moreno Valle insistió en que contará con un diseño de Toyo Ito, ganador del Premio Pritzker 2013.

 

Como en el video mostrado al inicio del acto, en el que se describió al BMI como “un espacio cultural y lúdico, con nuevas rutas para ubicar los cruces de camino, para explorar, jugar y descubrir tu verdadero potencial”, el gobernador tampoco dejó en claro la propuesta estética del recinto.

 

Tan solo dijo que “se utilizarán las tecnologías más avanzadas para poder compartir lo que fue el movimiento barroco desde el siglo XVI”.

 

También que el proyecto había sido “bien aceptado en la comunidad internacional”, y que tendrá obra del “Museo Naval de Madrid, de Bellas Artes de Asturias y el Nacional de Escultura, así como con el Museo de la Catedral de Guatemala”.

 

Agregó, sin informar a profundidad, que están confirmadas dos exposiciones con las que se inaugurará el museo en enero de 2016: Nao de China y los Marajás Barrocos.

 

Así, sin contenido y sin obra, lo importante para el gobernador Moreno Valle fue que su construcción costará mil 390 millones de pesos, una cantidad que se proporcionará bajo el esquema de los Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) que, dicho de otra forma, no es más que la privatización de lo público.

 

Algo que no se mencionó en el discurso oficial es que ese recurso causará una deuda pública de 23 años y cuatro meses, con lo que se comprometerá el presupuesto de cinco administraciones públicas.

 

Lo que tampoco se dijo es que ayer 28 de agosto fue dado a conocer que la Peninsular Compañía Constructora, propiedad del empresario priista Carlos Hank, será la encargada de la construcción del inmueble y de aportar los 650 millones de pesos que forman parte del contrato de licitación.

 

Este contrato se sumaría a los activos de los Hank en Puebla, ya que también es responsable del manejo del Grupo Financiero Interacciones, consorcio que ganó el negocio de la privatización del agua en Puebla durante los próximos 30 años.

 

Con ello, Carlos Hank González, miembro de una de las familias más polémicas del país por el origen de su fortuna y los escándalos de corrupción en los que se han visto involucrados varios de sus integrantes, se verá nuevamente beneficiado por el gobierno de Moreno Valle.

 

Destaca que haber ganado la licitación para la construcción del BMI obliga a la empresa a brindar apoyo al contratante con la prestación de servicios en asuntos como la operación, mantenimiento y reposición de equipo estructural y museográfico, información general, orientación y atención al usuario, recepción, clasificación y la distribución de correspondencia.

 

Asimismo, en servicios de limpieza integral, recolección y gestión de residuos, control de plagas, gestión de almacén, intendencia, seguridad y vigilancia, fotocopiado, administración de servicios públicos y ahorro de energía, además de apoyo a las actividades museográficas y primeros auxilios.

 

Un proyecto para turistas, no para locales

 

“Atraer nuevos turistas y hacer más riqueza” son las dos “razones” que guiarán la construcción del BMI para el gobernador panista Rafael Moreno Valle Rosas, en el predio de 18 mil metros cuadrados ubicado en Angelópolis, una de las zonas con mayor plusvalía de la capital.

 

El día de ayer el predio que ocupaba Valle Fantástico –propiedad del empresario Ricardo Henaine Mezher–, que en este sexenio fue “recuperado” y convertido en el Ecoparque Metropolitano, lució desyerbado y emparejado con grava para que pudieran entrar los automóviles de los invitados al acto.

 

Desde la entrada aparecía una decena de lonas con la leyenda “Aquí se construye Barroco Museo Internacional”, las cuales fueron adornadas con plantas impuestas la noche anterior. Adentro, trabajadores de la construcción tomaban algunas palas y picos, mientras conversaban en náhuatl al ver la comitiva de burócratas y funcionarios.

 

Para unos la colocación de la primera piedra fue “el inicio de un gran proyecto”, y para otros “el final”, como fue el caso del gobernador Rafael Moreno Valle, quien dijo que el MBI era parte de “algo más amplio”, como lo fue el rescate del predio, la construcción del “nuevo” Hospital del Niño Poblano, la rehabilitación del Auditorio Siglo XXI, la realización del parque lineal y ahora el museo, “que será la cereza porque permitirá dar un espacio cultural de primera”.

 

Dijo que el MBI era “un proyecto ambicioso que ha costado muchas horas y esfuerzos” y que su construcción se debe a la participación del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), un fideicomiso dependiente del Banco Nacional de Obras (Banobras), que apoyó con 500 millones de pesos a fondo perdido para realizar “el primer proyecto cultural hacendario”.

 

Hasta ahora, dijo el gobernador Moreno Valle, han sido aplicados “mil 786 millones de pesos para la cultura”, en proyectos “que no solo tendrán un impacto en la comunidad cultural, sino en el turismo, una fuente importante de riqueza”.

 

Se trata, prosiguió, de “atraer nuevos turistas y hacer más riqueza”, de “ampliar la oferta cultural y turística para que (los turistas) no solo vengan a Africam Safari o a comer mole”.

 

El BMI, un proyecto que no es financieramente rentable: Banobras

 

Como asistente del acto, Alfredo del Mazo Maza, director general de Banobras, advirtió que el Barroco Museo Internacional no es un proyecto financieramente rentable, aunque socialmente sí lo sea.

 

“Un proyecto como este es independiente a las obras carreteras, portuarias y aeroportuarias que construye la Federación”, dijo, y puso como ejemplo las obras que se realizan en Puebla como lo son la segunda línea del transporte articulado Ruta, que tiene una inversión de 2 mil millones de pesos.

 

Del Mazo Maza señaló ante “virtudes culturales cómo los 5 mil edificios con legado barroco” que hay en la ciudad “surgió la idea de construir un centro cultural, un atractivo turístico, de recreación, recuerdo, reconocimiento”.

 

Los PPS, “un esquema novedoso”, dice Aportela

 

 Fernando Aportela Rodríguez, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, mencionó que la construcción del BMI solo pudo hacerse por medio de los PPS, “esquemas novedosos para realizar y tener servicios públicos”.

 

“Este esquema de Proyectos de Prestación de Servicios no podía haberse hecho hasta que entró Moreno Valle y el Congreso le dio visto bueno a esa ley, que permite colaboraciones públicas y privadas”.

 

Agregó que los 500 millones de pesos que aportará Banobras a través del Fonadin, y los mil 390 millones de pesos que costará la construcción del museo, permite conjuntar el binomio “cultura–turismo”, haciendo que se potencie la llegada de turistas a Puebla y la consecuente derrama económica.